viernes, 24 de mayo de 2013

Artículo sobre técnica narrativa: narrador equisciente vs. narrador omnisciente

 

¿Por qué elegí ser un narrador omnisciente?



Buena pregunta. Durante mi corta experiencia como escritor he abrazado las dos técnicas para relatar una historia, pero la mayoría de las veces me he postulado como el Creador con mayúsculas, aquél que todo lo ve y todo sabe. Sinceramente, creo que en parte lo hago por una simple cuestión de comodidad, y admito que en ocasiones planea sobre mi conciencia el fantasma de no ser demasiado creíble. Sin embargo, hay otra motivación menos prosaica, ya que también me impulsa la idea de dar explicaciones, de relatar hechos acaecidos en el pasado como lo haría cualquier profesor de historia en una de sus clases. El que haya leído algunos capítulos de 'El obelisco' ya se habrá dado cuenta de que soy un autor al que le gusta dejar las cosas bien claras. Me gusta complementar la evolución de la historia con datos sobre el mundo en el que viven los personajes, y me gusta hacerlo como alguien que aparece de repente y da las explicaciones necesarias, como si estuviera hablando de un hecho histórico. En realidad, ésa es la clave: mi forma particular de entender la narración de ambientación fantástica es explicar lo ocurrido como si transcribiera hechos reales sucedidos hace mucho tiempo y registrados en antiguos anales. Y eso es muy complicado, o directamente imposible, si se relatan los acontecimientos en primera persona.

Una vez leí la opinión al respecto de uno de mis ídolols, G.R.R. Martin. Lamentablemente para mí, aunque no negaré que lo esperaba, Martin se desmarca del punto de vista omnisciente; es obvio, teniendo en cuenta la forma de narrar sus obras más recientes.

                      George Martin se decanta por una narración equisciente


Pongo un extracto de la entrevista donde habla de este tema:

          (. . .)
Usted es muy aclamado por utilizar la técnica del punto de vista con gran destreza. Hábleme un poco sobre este método.
Creo fuertemente en explicar las historias utilizando un limitado pero fuerte punto de vista en tercera persona. Sí que es cierto que durante mi carrera he utilizado otras técnicas, como la de la primera persona o la del narrador omnisciente, pero actualmente odio el punto de vista omnisciente; ninguno de nosotros tiene un punto de vista omnisciente, estamos solos en el universo. Oímos lo que oímos y estamos muy limitados. Si un avión se estrellara detrás tuyo yo lo vería pero tú no. Ésta es la manera en que percibimos el mundo y lo que quiero es poner a mis lectores dentro de los personajes.
Pero hay muchos personajes, en sus libros...
Aún así, en el caso de Canción de Hielo y de Fuego, tengo una historia épica; es tan grande como la historia de la Segunda Guerra Mundial. Si escribiera sobre ella, ¿qué punto de vista tendría que escoger? Podría escoger el punto de vista de un joven soldado americano que es enviado a Alemania, pero entonces no sabría qué está pasando en el Pacífico o en los círculos de poder... Pero también podría escoger el punto de vista de Churchill pero entonces sólo daría información de un bando así que tendría que escoger, también, el punto de vista de Hitler, y te aseguro que haciendo esto me sentiría de lo más extraño…
(. . .)

Os dejo el enlace de la entrevista completa: Entrevista a George R.R. Martin, por Adrià Guxens

George Martin tiene razón, naturalmente. Es mucho más realista, más creíble, que el narrador no lo sepa todo, y que sean los personajes los que desarrollen la historia. 

Todos los escritores, desde el más afamado al más desconocido, tienen su propias motivaciones para elegir técnicas narrativas, pero creo que son tan buenas las unas como las otras. Al fin y al cabo, lo realmente importante es que la historia sea buena, que esté bien explicada y bien redactada. A partir de ahí, la cosa va a gustos.

¿Qué opináis?

martes, 21 de mayo de 2013

Artículo: Corrientes dentro del género fantástico

 

¿Cuál es el estilo de mi novela?



Es una pregunta muy general, que da pie a un pequeño artículo con el que intentaré dar la respuesta. Es un artículo subjetivo, basado en mis opiniones, percepciones y creencias. Por lo tanto, no es la verdad, ni pretendo que lo sea. Lo que sí pretendo es que sirva de discusión, de charla, de intercambio. Además, con él también aprenderéis algo más sobre mí.

Hay diversas formas de separar temáticas en el género fantástico, pero en este artículo me gustaría analizar la diferencia entre lo que yo llamaría corriente romántica y corriente realista.

En la corriente romántica se encuadrarían novelas de corte épico con un marcado y tradicional componente fantástico. Se ambientan en un tipo de mundos habitados por una considerable población de las criaturas fantásticas de toda la vida, como elfos, enanos, trasgos, centauros, estirges o monstruosos dragones; y en él proliferan magos y conjuradores que, a la mínima oportunidad, despliegan sus potentes y vistosos hechizos. 

Por el contrario, los autores que se decantan por la corriente realista (notar lo paradójico de esta definición en el género) parecen evidentemente interesados en crear un mundo fantástico, pero por lo visto con ciertas reticencias. Me explico: introducen temáticas propias del género, pero centran la acción en factores más bien realistas, focalizándose en uno o varios personajes que viven una serie de aventuras o experiencias que, si suprimiéramos los componentes fantásticos de la obra, podrían tener cabida sin perder prácticamente nada de su sentido.

Unos ejemplos


Para aclarar esta definición, lo mejor sería proponer un par de ejemplos. Como paradigma, y también padre, de lo que he llamado novela fantástica romántica mencionaría ‘El Señor de los Anillos’. En la magna obra de Tolkien aparecen todo tipo de criaturas fantásticas, magos, poderes ocultos y misteriosos y demás ingredientes por el estilo; y son sin duda la clave de toda su ambientación. Sin ellos, ‘El Señor de los Anillos’ sería un libro totalmente distinto.

En el extremo opuesto tenemos el ejemplo de la espectacular ‘Canción de Hielo y Fuego’. Se trata de una colosal saga de género fantástico, pero creo que estaremos de acuerdo en que, si la acción se situara en la Inglaterra medieval en lugar de en los Siete Reinos de Poniente, sustituyéramos Los Otros por tribus salvajes de hombres y elimináramos los dragones de la familia Targaryen, la historia no sufriría demasiado. Sin embargo, si eliminamos o sustituimos al Señor Oscuro de Tolkien, a los Elfos o a los Orcos, por ejemplo, podríamos montar una historia más realista, pero le estaríamos sutrayendo componentes importantes y que constituyen una buena parte de la esencia de la obra.

En conclusión...  



El resumen de toda esta disertación es el siguiente: en las novelas de estilo romántico, la fantasía es un componente muy inherente en la obra, define dramáticamente su ambientación y su exclusión supondría un cambio radical en la misma. En las novelas de estilo realista, la fantasía está simplemente presente, aparece como un añadido  o una herramienta para que el autor explote su inventiva y dote de originalidad al texto. Pero si la suprimimos, la obra no sufre cambios significativos en su temática y en su ambientación.

¿Cuál es mejor? Ninguna. Son diferentes y complementarias, y ambas meritorias. A mí me emocionan más las obras de estilo romántico, donde la épica fantástica prevalece y consigue ponerme los pelos de punta. Pero las obras de corte más realista me transmiten otro tipo de sensaciones agradables y positivas. En ellas puedo disfrutar de situaciones más cercanas a mí, puedo vivir experiencias como lector con las que me siento vivamente identificado, pero con el añadido de tener lugar dentro de una ambientación más imaginativa y que, además, a mí personalmente me encanta.

¿Qué opináis vosotros? Si sois escritores de fantasía, ¿por qué corriente os decantáis más?



La respuesta a la pregunta


Sentadas estas bases y establecidas las conclusiones, vuelvo a la pregunta original: ¿cuál sería el estilo de mi novela?

Desde mi etapa de adolescente, que fue cuando devoré ‘El Señor de los Anillos’, me sentí fuertemente atraído por esta forma de entender la fantasía, y todas mi creaciones desde entonces recibieron una poderosa influencia en ese sentido. Ahora, con la perspectiva del tiempo, me doy cuenta de que esas inclinaciones me perjudicaron más que beneficiaron, ya que no sólo redujeron mi biblioteca de fantasía, sino que limitaron mi proyección creativa.

Hoy día creo que he encontrado un equilibrio. Obras como la mencionada ‘Canción de Hielo y Fuego’ o la saga de Kvothe, el “mago” de la Universidad, han sido las principales responsables de sacarme del “extremo de romanticismo” en el que me hallaba arrinconado y acercarme más al centro. Considero que he madurado en el proceso, y ello queda reflejado, o eso espero, en mis creaciones más recientes.

‘El obelisco’ es una prueba, la principal. Naturalmente, se trata de una novela de género fantástico, y en ella no he podido evitar incluir figuras y elementos típicos de las obras del estilo de ‘El Señor de los Anillos’, los Reinos Olvidados, Drangonlance, etc. Pero también he procurado que los protagonistas vivan experiencias realistas, sientan el mismo tipo de emociones que sentiríamos vosotros o yo en nuestro día a día, sufran los mismos miedos y disfruten de las mismas alegrías. Así es entonces ‘El obelisco’, o ése es, al menos, mi objetivo. Si lo he conseguido o no, vosotros me diréis.

Un saludo.

domingo, 12 de mayo de 2013

Capítulo Séptimo




Nuevo capítulo para que sigáis las andanzas de nuestros amigos de Arroyolargo. ¡No os lo perdáis!

Enlace para descargar: Capítulo 7

martes, 7 de mayo de 2013

Sección encuestas

 

Paso esta sección a la página sugerencias...

 

¿Cómo veis el blog?


¡Hola!

En mi afán de seguir mejorando este espacio compartido, inicio una sección de encuestas, al pie de la página, para que me déis vuestra opinión sobre aspectos de interés para mí y para el buen funcionamiento del blog. Son rápidas y cómodas, de un sólo clic, pero sumamente importantes. Cinco segundos de vuestro tiempo representan un pequeño mundo para mí.

También podéis utilizar esta misma entrada por si queréis dar una respuesta que no aparezca en la encuesta, o simplemente si queréis dejarme constancia de vuestra opinión sobre el tema.

Mientras, sigo pensando nuevos contenidos y mejoras. ¡Acepto ideas!

¡Un saludo!

domingo, 5 de mayo de 2013

Capítulos Quinto y Sexto



Subo el quinto y el sexto capítulo, pero a partir de ahora no inclui el breve extracto del principio. He cambiado los links de descarga, y ahora se harán a través del Google Drive. Es muy cómodo, ya que desde ahí disponéis de una vista previa y de la posibilidad de impresión, además de la descarga. Espero que os facilite la lectura.

Descarga los capítulos íntegramente aquí y aquí.